jueves, enero 23, 2014

BRASIL Y LOS ROLEZHINOS...

La situación general de las sociedades civiles latinoamericanas me sigue preocupando, y mucho. ¿Emergen?, ¿se ahogan?, ¿son apagadas o escuchadas?, ¿buscan el poder o solo brindan equilibrios sistémicos?, ¿tienen proyecto o solo despliegan demandas?...
La institucionalidad de Brasil no ha logrado canalizar el descontento profundo manifestado en las calles en 2013; hace poco leíamos con asombro como movimentos de jóvenes (marginados, favelados la mayoría… ROLEZHINHOS los llaman –paseantes-) de algunas ciudades se citaban en centros comerciales (de barrios de élite) para  activar protestas con notorios mensajes en contra la distinción cultural, de consumo y de clase.  El espacio público abierto por el capital para el consumo masivo ante las protestas se llenó de temor: hoy se impiden las manifestaciones y esto termina por elitizar aún más el carácter excluyente de los shoppings.
A propósito de este fenómeno urbano, juvenil, contestatario y profundamente sentido por muchos, les comparto este texto sobre la crisis social de Brasil que escribí y difundí por algunas redes sociales en junio de 2013, lo allí reflexionado sigue estando vigente.  Un abrazo a todos. 
Alex Rivas, Enero, 2014


Algunas ideas para analizar e interpretar al Brasil de 2013 (texto original, Junio de 2013):

1. el modelo económico y político basado en la extracción de recursos naturales, el crecimiento económico y las políticas públicas de redistribución han fracasado: el modelo no logra satisfacer las necesidades de grandes y pequeños colectivos. La ilusiones mediáticas de alto crecimiento económico acumulado por años, de altos movimientos bursátiles, el publicitado alto nivel adquisitivo de la población, han chocado con los ciudadanos y su falta real de oportunidades ante reglas verticales en donde el capital está por sobre las personas. Brasil despertó de la larga noche imaginada del consumo y sus beneficios ilusorios.

2. el discurso y las prácticas de izquierda transformadas en políticas públicas no logran transformar la realidad hacia la equidad, la transparencia y el buen vivir para la mayoría de ciudadanos (no se ha logrado el necesario cambio de modelo civilizatorio que propuso Darcy Ribeiro hace 30 años). Producir más, medir mejor la pobreza o distribuir alimentos para el programa Fome Cero, no han logrado la ansiada movilidad social pregonada por los progresistas, al contrario: las clases sociales se han atomizado en el país de Lula y Dilma.

3. los jóvenes emergen como una nueva fuerza política al organizar, apoyados en las redes sociales y la tecnología de los celulares. Las protestas lleva como sino la lucha contra la corrupción, criticas al despilfarro, reclamos ante la falta de justicia social; se hace explícita la crítica contra un Estado Vertical con una sola idea central de bienestar: la acumulación del capital.

4. el batacazo brasileño de estos días, con cientos de miles de manifestantes en las calles, muestra que los límites para los gobiernos de izquierda-progresista se hallan en sus propios cimientos: los ciudadanos insatisfechos. Una tendencia en apariencia renovadora (viene del siglo XIX) en exceso tecnocrática igualó ciudadanos a estadísticas-cifras-indicadores. El ciudadano de a pie siente una gran distancia entre su vida y esos números inapetentes en los buses y las callles, hombres y mujeres aspiran a una mayor participación y extensión del concepto de bienestar.

5. la crisis de representatividad y legitimidad de los partidos políticos provocadas por su majeo elitista y lejano a los intereses del bien común, muy posiblemente dará paso (si los empresarios y los poderosos medios de comunicación lo permiten) a nuevas formas de democracias latinoamericanas menos fundadas en caciques, líderes partidistas y campañas mediáticas ilusorias. Por si no se lo ha dicho todavía: hoy más que nunca es el momento de los movimientos sociales. Los movimientos deberían aprovechar el capital simbólico y político de las manifestaciones para actuar de cara a alcanzar el poder político.

6. La gestión oficial de la democracia actual debe dar paso a mecanismos para que los colectivos sociales asuman como verdaderos actores políticos con influencia en las riendas de los Estados.

7. las grandes mayorías en Brasil y de las Américas reclaman menos discursos de poder y más eficiencia en las políticas públicas... estamos ante la crisis, quizá la más grande en lo que va del siglo, la más intensa de la democracia tradicional... pocos ciudadanos ya confían en ella. Los limites del actual sistema se han mostrado de cuerpo entero.


martes, septiembre 10, 2013



LOS PUEBLOS INDÍGENAS AISLADOS DE YASUNÍ: LA NECESIDAD DE SU PROTECCIÓN INTEGRAL
Alex Rivas Toledo, antropólogo social.
Septiembre de 2013.

Desde 1999 conozco la región de Yasuní, en ese año hice mi primer recorrido por comunidades huaroani, kichwa, shuar y de mestizos colonos asentados en la amplitud de la selva baja ecuatoriana; desde aquella época, en diferentes épocas estuve en los ríos Napo, Tiputini, Shiripuno, Tiguino, Yasuní, Cononaco, visité las vías Tiwino (mal llamada vía El Auca), Maxus y otras.
Las preguntas que rondaban mi cabeza siempre fueron mayores que mi propia curiosidad  por los cambios ocurridos en la sociedad de guerreros amazónicos y por la biodiversidad extraordinaria del área: ¿Quiénes eran los waorani?, ¿Cómo se produjeron los primeros contactos promovidos desde los misioneros del Instituto Lingüístico  de Verano?, ¿Cómo habían llegado a su situación de dispersión y relaciones de dependencia con empresas petroleras?, ¿Qué efectos tuvo la escasa presencia del Estado en su sociedad y su selva?, ¿Qué sucedía con los grupos de posibles indígenas libres llamados en esa época “no contactados”?, ¿Cómo sobrevivían los pueblos indígenas aislados en una Amazonía cada vez más acechada por compulsiones de cambio impuestas por el sistema mundial?. Muchas de estas preguntas guiaron la primera investigación que dirigí y publiqué en 2001 (1). En los años posteriores edité otros textos en los que resumí parte de investigaciones etnográficas complementarias, incluí análisis antropológicos sobre el fenómeno de los pueblos indígenas aislados y sus entornos; incluso identifiqué acciones sistémicas para su protección (2).
Los continuos viajes, la revisión de mapas, las entrevistas con pobladores locales waorani y también con científicos, misioneros, petroleros, viajeros, guías de turismo, funcionarios públicos y otros, siempre dejaron clara una cuestión fundamental: en la región de Yasuní no solo viven pueblos indígenas de reciente contacto, también habitan pueblos indígenas que practican relaciones sociales de baja intensidad, que no aceptan los contactos, que prefieren adentrarse en lo profundo del bosque tropical cazando y recolectando, antes que generando relaciones sociales, familiares y comerciales con sus vecinos. Se trata de los pueblos indígenas aislados que a través de la guerra ancestral (con lanzas, no con armas de fuego) ejercen el derecho a la territorialidad y se hacen públicos ante la sociedad ecuatoriana y mundial moderna. Se trata de pueblos únicos, verdaderos patrimonios vivos de la humanidad.
Hoy resulta sorprendente que en el contexto de una nueva etapa de explotación petrolera (dentro de un Parque Nacional y a la vez Reserva de Biósfera Mundial), se difunda información que sugiere la inexistencia de pueblos indígenas aislados en determinadas zonas de Yasuní. Información sobre los aislados proveniente de estudios como los de Cabodevilla, MAE/PMC/Programa Yasuní (3), documentos privados y otros, llevan a conocer que estos pueblos no solo trashuman entre los ríos Curaray (al sur) y Tiputini (al norte) y tanto hacia el este (frontera con Perú) como al oeste de Yasuní (Bloques petroleros 14, 16, 17), sino por fuera de los límites identificados por el Estado a su favor través de la Zona Intangible Tagaeri Taromenane (creada en 1999).
Cabe recordar que en abril de 2003 un grupo familiar de pueblos indígenas aislados, posiblemente taromenane, sufrió una masacre en la que murieron entre 12 y 22 hombres, mujeres y niños, una cabeza de una de las víctimas fue mostrada como trofeo de guerra por parte de los atacantes (4). En 2013 otro grupo familiar de pueblos aislados vuelve a sufrir un ataque violento acerca del cual no se conocen detalles aunque conocemos que dos menores pertenecientes al grupo atacado fueron raptadas; aún se espera información sobre este episodio (según conozco la Fiscalía está en pleno ejercicio de indagación al respecto; incluso existe una Comisión de alto nivel que investiga los hechos). Es imprescindible develar todas las presiones existentes hacia el territorio de uso y movilidad tradicional de los aislados: turismo, petróleo, extracción maderera, colonización, otras. Conocer lo que sucedió es necesario para afianzar la democracia y la protección de los derechos humanos en la región de Yasuní.
Es urgente generar políticas públicas que aseguren las vidas, derechos, territorios y biodiversidad de los pueblos indígenas aislados. La protección debe enmarcarse en la norma constitucional expedida en 2008 (Art. 57, Lit. 21) (5). Precisamos de información sistemática, amplia, contrastada pero sobre todo profunda en el tiempo. Los antecedentes históricos de Yasuní nos llevan a afirmar que sin un proceso intenso de generación de información aplicada y sin planes integrales para la protección, los PIA se enfrentan a su inminente desaparición. Precisamos hacerle justicia a la Historia Mundial haciendo sostenible la vida de los últimos seres humanos libre del planeta.

(1)          Rivas, Alexis & Lara Rommel (2001), Conservación y Petróleo en la Amazonía Ecuatoriana. Un acercamiento al caso huaorani, EcoCiencia, Abya Yala, Quito.
(2)          Rivas, Alexis (2012), Los Pueblos Indígenas Aislados y la Conservación de los Ecosistemas en la
 Amazonía. Hacia una estrategia de Educación Ambiental para la protección de sus Derechos, Territorios y Ecosistemas. Estudio de caso en la Región de Yasuní, Ecuador, artículo en Cano, L., Junyent M., Benayas J., Meira, Nuevas Investigaciones Iberoamericanas en Educación Ambiental. Doctorado Interuniversitario en Educación Ambiental, Naturaleza y Parques Naturales-Serie Educación Ambiental. Edición del Organismo Autónomo de Parques Nacionales. Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de España. Pg. 457-481, Madrid.
Rivas, Alexis, (2007a), “Los pueblos indígenas en aislamiento: emergencia, vulnerabilidad y necesidad de protección”, artículo en revista Cultura y Representaciones Sociales, Revista Electrónica de Ciencias Sociales, Año 1, Nro. 2, México, D.F. (www.culturayrs.org.mx/revista)
Rivas, Alexis (2007b), Informe Sobre la Situación de los Pueblos Indígenas Aislados y la Protección de los Conocimientos Tradicionales, Unión Mundial para la Naturaleza, Convenio de Diversidad Biológica, Gland.
Rivas, Alexis (2006), Los pueblos indígenas en aislamiento desde los derechos humanos y la conservación de la biodiversidad. Unión Mundial para la Naturaleza, Oficina Regional para América del Sur. Texto para la Octava Conferencia de las Partes, Convenio de Diversidad Biológica, Curitiba, Brasil, Quito, Marzo de 2006.
(3)          Cabodevilla, Miguel (2004), El exterminio de los pueblos ocultos, Quito, CICAME, Vicariato Apostólico del Aguarico.
Cabodevilla, Miguel (1999), Los Huaorani en la historia de los pueblos del Oriente, Quito, CICAME, Vicariato Apostólico del Aguarico.
Ministerio del Ambiente del Ecuador-Plan de Medidas Cautelares para la Protección de los Pueblos Indígenas Aislados /Programa para la Conservación y Manejo Sostenible del Patrimonio Natural y Cultural de la Reserva de Biósfera Yasuní, (2010), Pueblos Indígenas Aislados y en la Amazonía y el Gran Chaco, Diciembre de 2008, Ponencias del Encuentro Regional sobre los Pueblos Indígenas Aislados. Un aporte de Ecuador a la construcción de una política regional. Quito.
(4)          Rivas, Alexis, (2003), “Sistema mundial y pueblos indígenas aislados en la Amazonía. A propósito del ataque a los tagaeri”, artículo en Revista Íconos, Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, Quito, Sede Ecuador, #17, Septiembre de 2003.
(5)          Los territorios de los pueblos en aislamiento voluntario son de posesión ancestral irreductible e intangible, y en ellos estará vedada todo tipo de actividad extractiva. El Estado adoptará medidas para garantizar sus vidas, hacer respetar su autoderteminación y voluntad de permanecer en aislamiento, y precautelar la observancia de sus derechos. La violación de estos derechos constituirá delito de etnocidio, que será tipificado por la ley. El Estado garantizará la aplicación de estos derechos colectivos sin discriminación alguna, en condiciones  de igualdad y equidad entre mujeres y hombres. (Constitución de la República del Ecuador, 2008, Artículo 57, Literal 21).

lunes, septiembre 09, 2013

ACTUALIZACION DEL BLOG 2013

Saludos queridas lectoras y queridos lectores. Hoy reanudo actividades en este BLOG con la misma idea de cuando fue creado: promover los debates informados, respetuosos y amplios en torno de la diversidad humana, la biodiversidad, la interculturalidad la convivencia y la democracia.
Han sido muchos años, casi 6 en los que este espacio no ha sido nutrido con nueva información; hago mi respectivo mea culpa pero digo para mi descargo que han sido épocas de viajes, múltiples trabajos, labores académicas, funiones públicas extenuantes y enormes retos en los que he puesto en práctica gran parte de lo difundido en esta página.
Hoy vuelvo, con tantos o más deseos que en el momento de creación de IDENTIDADES SOCIALES Y CULTURAS. Estaré gustozo de leerlos y de compartir lo que esté a mi alcance para llegar a la anhelada meta: que la Tierra sea un mejor lugar para vivir, convivir, criar hijos y crecer en sostenibilidad.
Mi abrazo fuerte,

Alex Rivas Toledo
Antropólogo Social
Septiembre de 2013

sábado, noviembre 17, 2007

INMIGRANTES, RACISMO Y GLOBALIZACIÓN: BREVES NOTAS


Varios participantes en este blog han remitido comentarios directos y a mi e-mail con oportunas ideas sobre los temas de racismo, extranjeros, inmigrantes y relaciones sociales, gracias especialmente a Eduardo Guerrero de Colombia, Pablo Cingolani de Bolivia y Marina Cracco de Uruguay.


Un primer grupo de comentarios alude a la necesidad de que los extranjeros inmigrantes tengan la voluntad y a la vez la oportunidad de adaptarse a las sociedades que los acogen. Un segundo grupo de comentarios es insistente en la necesidad de reconocer que los prejuicios y las acciones racistas no son “patrimonio” exclusivo de las sociedades europeas y norteamericanas, el racismo está muy extendido en América Latina.


A continuación algunas reflexiones sobre estos temas en las entradas: Adaptación, inmigración, convivencia y Racismos latinoamericanos.

Alex Rivas T.

-Foto: Ricardo Ramírez Arriola. Pie de foto textual: "la policía detiene a un sospechoso de ser inmigrante ilegal en las calles de Amsterdam". (Tomada de Agenda Ires y venires, Ciesas, México D.F., 2004).

ADAPTACIÓN, INMIGRACIÓN, CONVIVENCIA


Alex Rivas T.

Ablaciones del clítoris o clitoridectomía, conflictos por el uso del velo islámico en escuelas públicas, debates sobre la construcción de mezquitas con minaretes, críticas al corte de pelo en parques públicos, prohibición de uso de crucifijos en empleados de compañías aéreas, violencia callejera, pandillas juveniles, altercados y más. Son solo algunos de los eventos que dibujan el inacabado y complejo proceso, que en ocasiones, acompaña el encuentro entre poblaciones inmigrantes y sociedades europeas a inicios del siglo XXI. No se trata de procesos generalizados (gran parte de los inmigrantes se encuentran en proceso de integración) aunque tampoco son eventos aislados.


La adaptación de la población inmigrante precisa tanto de la voluntad de integración por parte de los conjuntos de inmigrados, como de mecanismos públicos de acogida en los países centrales: aprendizaje del idioma, conocimiento mínimo de los marcos legales, ejercicio de deberes y derechos, espacios de interacción y relación interétnica, inserción laboral, otros.¿Pero qué sucede cuando la población inmigrante se muestra poco abierta a la adaptación?, ¿Qué caminos quedan cuando los inmigrantes no cuentan con mecanismos oficiales que la faciliten la integración?, ¿Se puede aceptar prácticas violatorias de los derechos humanos (la ablación del clítoris por ejemplo) por su raigambre cultural?.


Una visión en exceso multicultural promueve la necesidad de que las comunidades de extranjeros vivan y reproduzcan sus propias normas, costumbres y tradiciones en territorios de países de acogida. En oposición, una visión en exceso integracionista resalta la necesidad de que los inmigrantes abandonen vertiginosamente sus matrices culturales y se integren en las nuevas costumbres, tradiciones y normativas. ¿Cuál de las dos visiones facilita más la integración social y el desarrollo de valores democráticos? (la tolerancia, la equidad, la solidaridad, la participación, la legalidad, otros). Las respuestas no son ni definitivas ni concluyentes: el debate global sobre este tema es profuso, complejo y apasionado.


Para la construcción de sociedades plurales en ambientes democráticos son indispensables espacios diversos: educativos como la escuela, económicos como el mercado laboral, legales como el acceso a derechos sociales, económicos y culturales -salud, vivienda, seguridad-, y otros. Los mejores amigos de pluralidad son los ambientes de legalidad, oportunidades, respeto y tolerancia.¿Y ustedes que opinan?: ¿Es posible la convivencia de las diferentes identidades culturales?, ¿La inmigración internacional actual colabora con la globalización o al contrario: demuestra la existencia de trabas para alcanzar una ciudadanía planetaria?

-Imagen: Grabado de 1595 de un ingenio azucarero titulado "Collectiones Peregrinationum" de Theodore de Bry. Ilustra el trabajo negro esclavo en cañaverales del Nuevo Mundo. (Tomada de Inmanuel Wallerstein, El moderno sistema mundial, Tomo I, Siglo XXI, 10ma. edición, México, D.F., 2003).

RACISMOS LATINOAMERICANOS



Desde mi infancia en Ecuador siempre me sobresaltó la forma a menudo despectiva, peyorativa o sobreprotectora que parte de la población demostraba hacia hombres y mujeres indígenas y negros; en algunos casos los prejuicios racistas se expresaban indulgencia: “indiecitos pobrecitos, no tienen nada”; en otros casos los tintes excluyentes dominaban: “los indios son atrasados, no son civilizados, no son como nosotros”; había también momentos para el odio y el rechazo racista: “indios de mierda, vienen a ensuciar la ciudad”; algunas personas en su búsqueda de soluciones los subordinaban aún más: “a nuestros indios hay que educar, viven en la ignorancia”. Recuerdo que había quienes “castigaban” con comentarios ofensivos a personas con apellidos o rasgos indígenas, en ocasiones los prejuicios racistas tomaban giros dramáticos si se trataba de hombres o mujeres negros: “son vagos y ladrones”. Así de escandalosos son los recuerdos que tengo sobre los prejuicios y las acciones racistas en mi país.


Conforme fui creciendo y conocí otras sociedades latinoamericanas, descubrí que los prejuicios en contra de la población indígena y negra no constituían un patrimonio ecuatoriano: en México ocurría otro tanto, en Perú la situación era similar a la del Ecuador, en Chile, Bolivia, Nicaragua, Paraguay, Argentina, Brasil y en casi todos los países de América Latina sucedía más o menos lo mismo. En las Américas la condición de clase, etnia y raza van de la mano construyendo sociedades estratificadas y diferenciadas; las sociedades latinoamericanas son a menudo herederas de los sistemas de castas coloniales, las Repúblicas han fracasado en sus objetivos de integración social. ¿Qué mecanismos volvían tan acentuado el racismo hacia indígenas y negros?, ¿Cómo es que en países republicanos, con legislaciones en su mayoría de vocación democrática, los prejuicios racistas fueran tan marcados y lograban perdurar a través del tiempo?, ¿Qué valores, prácticas cotidianas o ideas hacían (y hacen) posible la reproducción de los racismos?.


Hoy numerosos pueblos indígenas de las Américas se han organizado, levantado sus voces y solicitado público reconocimiento y respeto a sus derechos; este proceso les ha permitido a ellos alcanzar un rol político preponderante y a las sociedades nacionales como la ecuatoriana, mexicana o peruana, desarrollar una mayor conciencia frente al racismo y sus formas. Paralelamente, en algunos puntos de las Américas existen ya iniciativas educativas y legales para contener los prejuicios racistas y transformarlos en valores democráticos, en varios países, Brasil por ejemplo, se aplican programas de discriminación positiva a favor de poblaciones indígenas y negras.


Pero desafortunadamente el racismo no se ha superado. Aún persisten ideas y prácticas racistas y discriminatorias; falta educación y legislaciones que traten y prevengan la exclusión racista. Los pueblos indígenas y negros suelen estar en desventaja educativa y social frente a las poblaciones nacionales. La exclusión social por motivos étnico-raciales sigue siendo una realidad. Hoy algunos organismos internacionales promueven formas de desarrollo diseñadas “culturalmente” identificando tipo físico (raza) o pertenencia étnica con un tipo de negocios (por ejemplo relacionar mecánicamente pueblos indígenas con ecoturismo o con confección de artesanías), ignorando las potencialidades de la educación, la necesidad de movilidad social y la superación de condiciones de subordinación política que debe acompañar a cualquier proceso de desarrollo económico y social.Planteo varias preguntas para ustedes: ¿Qué experiencias de racismo han experimentado o conocen, en dónde, en qué circunstancias?, ¿Basta la educación democrática para desterrar el racismo y sus formas?, ¿Existen marcos jurídicos suficientes para contener y castigar acciones racistas en Latinoamérica?


-Foto: A. Rivas. Desfile por fiestas de Queretaro, México (2003). Reinvindicaciones culturales indígenas en un ambiente dominado por el discurso del mestizaje.

lunes, octubre 29, 2007

Racismos: ¿y ahora qué?


Cuando escribo estas letras varios eventos en apariencia sin relación copan los medios de comunicación de buena parte de Europa (y del mundo): primero, el video de cómo un hombre español de 21 años agredió a una emigrante ecuatoriana de 16 años en el metro de Barcelona; segundo, el triunfo arrollador del partido suizo de la extrema derecha en las legislativas del pasado 21 de Octubre (agrupación autora del polémico dibujo de inspiración racista de “ovejas blancas y negras” que comenté en mi último artículo).

La relación entre ambos eventos tiene que ver con los extranjeros. En el primer caso, una cámara de seguridad de un tren subterráneo de Barcelona captó como un hombre increpa, insulta, manotea y patea a una joven mujer morena que viajaba sentada en solitario al interior de un vagón; lo peculiar de la agresión es el sentimiento de odio que aflora en su autor al constatar la presencia de una extranjera en el mismo espacio público que él. En el segundo caso, el triunfo del partido político suizo (que promueve como nacionales valores asociados a la autonomía, el anti-europeismo, el conservadurismo, el orgullo de una identidad cultural neutral, la defensa de los capitales privados, entre otros) que define como básica una agenda claramente xenófoba negando la posibilidad de nuevos asilos políticos, la construcción de nuevos minaretes (torres de las mezquitas musulmanas) y con intenciones de convertir en política pública un prejuicio racista que asume como “honesta” a la piel blanca frente a la “delictiva” piel obscura.

Para los latinoamericanos y otros extranjeros que vivimos en Europa estas noticias nos encaran con una tendencia continental cada vez más creciente: la emergencia de valores nacionalistas que propugnan la superioridad de las razas nacionales-regionales europeas frente a las extracomunitarias (latinoamericanas, asiáticas, africanas, orientales, otras). En definitiva y en palabras sencillas, nos vuelven público lo hasta ahora soterrado, informal, marginal: el racismo. Ideas racistas que recuerdan viejos prejuicios que en otras épocas sirvieron para dar fundamento a proyectos políticos como el nazismo (1933-1945), endebles argumentos ideológicos (superados desde la ciencia) que, según la coyuntura social, aparecen y desaparecen para recordarnos lo ajenos que somos a este continente (aunque seamos imprescindibles para sus exitosas economías...)

Si bien el caso del racista del tren ha merecido la censura de gran parte de la opinión pública de España e Iberoamérica, aún es escasa la aplicación de una política pública que establezca sanciones y que a la vez impida el florecimiento del germen racista: el atacante barcelonés está libre. En el caso de Suiza, la realidad invita a tomar los análisis y el futuro con sumo cuidado: podría suceder que una vez en el poder legislativo, la extrema derecha convierta en política nacional sus propios prejuicios racistas y que con el tiempo se dinamite el andamio multicultural que sostiene la convivencia social. En la Confederación Helvética, una acelerada utilización de discursos nacionalistas, ha extendido sino el odio, sí el miedo hacia el extranjero.

Parecería que Europa no logra aún desarrollar formas de integración social que eviten o disminuyan el florecimiento de prejuicios, xenofobia y actitudes racistas; si a esto sumamos que la llegada de extranjeros es cada vez mayor y que sus colectivos son cada vez más públicos, las presiones y tensiones entre los diversos grupos sociales irá in crescendo. ¿Están los sistemas jurídicos europeos listos para contener acciones racistas?, ¿Son suficientes las acciones culturales (ferias, presentaciones artísticas) que a menudo organizan municipios y cantones para prevenir actitudes racistas?, ¿Qué rol deberían cumplir las escuelas públicas en la prevención de acciones racistas?, ¿Qué instancias legales o instituciones protegen a los emigrantes y extranjeros de posibles acciones racistas?.

Con los casos del racista del tren y el triunfo de las “ovejas blancas” se muestra lo endeble del proyecto europeo de democracia y diversidad social… quizá lo más inquietante es constatar que el manejo de lo público no previene el racismo y lo que es peor: que el poder puede servir para castigar o premiar las diferencias raciales.
¿Y ustedes que opinan?

Alex Rivas
Octubre de 2007

Fotos: elpais.es